Política de calidad

Misión

De acuerdo con nuestra propuesta educativa:

  • Ofrecemos una formación abierta a la trascendencia, cimentada en Cristo y los valores del Evangelio, según las orientaciones de la Iglesia Católica, presentando a María como modelo y promoviendo la síntesis entre fe, cultura y vida.
  • Educamos en la pureza entendida como vivir en la verdad, en la autenticidad y en la honradez.
  • Fomentamos un clima de familia que favorece la convivencia y la integración entre todos los miembros de la Comunidad Educativa.
  • Promovemos el afán de superación como medio para colaborar mejor en la construcción de una sociedad justa y fraterna.
  • Desarrollamos una pedagogía preventiva que prepare a los alumnos para tomar decisiones positivas para sí mismos y para los demás y una pedagogía activa que fomenta la iniciativa, la creatividad y la búsqueda de la verdad.

 

Visión

¿A dónde queremos llegar?

Conscientes de que la “educación no es obra de un día, sino el resultado de la acción ejercitada por mucho tiempo continua y constantemente” (Madre Alberta), con la ilusión de mantener viva nuestra misión y de satisfacer plenamente a todos los miembros de la Comunidad Educativa, establecemos nuestro reto de futuro optando por:

  1. Ofrecer siempre una educación de vanguardia; que aúne eficazmente la innovación con la tradición, que promueva sistemáticamente la síntesis entre fe cultura y vida y que garantice la a atención individual a todos los alumnos para lograr su integración y su crecimiento como personas. De este modo nuestros alumnos desarrollarán las fortalezas más apropiados para hacer frente a los retos cambiantes en la sociedad.
  2. Alcanzar la máxima colaboración e implicación de las familias en Nuestro Proyecto Educativo, potenciando la formación de los padres para que asuman con ilusión su responsabilidad como primeros educadores de sus hijos adecentando día a día su sentido de pertenencia a la familia de la Pureza.
  3. Mantener un equipo humano que desarrolle al máximo sus competencias, competente, innovador, motivador, capaz de trabajar en equipo y en continúa adaptación al cambio, que se identifique y comparta la misión de Pureza de María.
  4. Ser percibidos como comunidad educativa cristiana que sea referente de calidad educativa en el entorno y agente de trasformación positiva del mismo. Ofrecer ala sociedad ciudadanos comprometidos con los problemas sociales del momento, con los nuevos retos de la Iglesia y con el cuidado del medio ambiente.
  5. Llegar a alcanzar un sistema de gestión eficiente y de mejora continúa, que permita adecuar la infraestructura y los recursos del Centro a las necesidades y expectativas del momento.

 

Valores

Principios empleados por el Centro para el desarrollo de su actividad.

Para el desarrollo de la Misión y la consecución de la Visión, resaltamos como motores de nuestra actuación los siguientes principios y valores:

  • La prioridad por la persona, el respeto a sí mismo, a los demás y al medio ambiente, orientarán todas nuestras decisiones desde una visión cristiana del hombre y del mundo.
  • La responsabilidad, el trabajo bien hecho y la voluntad de superación distinguirán nuestras actuaciones.
  • La justicia, la preferencia por los más necesitados y débiles, el amor como servicio serán nuestra preocupación constante.
  • La comunicación, el trabajo en equipo y la colaboración serán premisa en todas nuestras actividades.
  • La coherencia con los valores compartidos desde la fe, la libertad y el espíritu crítico animará nuestra labor educativa.

 

Además de lo anterior, que constituye nuestra política educativa, la Dirección del centro tiene el compromiso de cumplir con los requisitos y de mejorar continuamente la eficacia del Sistema de Gestión de Calidad (5.3 de la norma)

 

 

Desde estos supuestos nuestro modelo educativo pretende formar una persona:

  • Libre y confiadamente abierta a un Dios-Padre que nos hace hermanos.
  • Que opta por Jesucristo y encuentra en María un modelo de vida.
  • Que integra fe y cultura, racionalidad y utopía, de forma que todas sus actitudes se orientan a la trascendencia.
  • Capaz de querer y ser querida, solidaria, generosa, justa, dispuesta a acoger, colaborar, servir y compartir.
  • Creativa, que aporta soluciones nuevas y positivas, en una sociedad permanentemente en cambio.
  • Sensible, que sabe valorar cuanto de belleza y vida ofrece la Naturaleza.
  • Capaz de escuchar el silencio y de gozar al encontrar espacios de interioridad.
  • Positiva, optimista, abierta al futuro, con un sentido profundamente solidario del destino de los hombres.
  • Responsable, inquieta por el saber, amante del trabajo bien hecho y con un alto sentido de la voluntad de superación.
  • Honrada, sincera, sencilla, pacificadora, que hace posible un clima en el que todos se sienten bien.
  • La prioridad por la persona, el respeto a sí mismo, a los demás y al medio ambiente, orientarán todas nuestras decisiones desde una visión cristiana del hombre y del mundo.
  • La responsabilidad, el trabajo bien hecho y la voluntad de superación distinguirán nuestras actuaciones.
  • La justicia, la elección por los más necesitados y débiles, el amor como servicio serán nuestra preocupación constante.
  • La comunicación, el trabajo en equipo y la colaboración serán premisa en todas nuestras actividades.
  • La coherencia con los valores compartidos desde la fe, la libertad y el espíritu crítico animará nuestra labor educativa.

Nuestra metodología se basa en:

  • Atención individualizada a los alumnos.
  • Relación educativa personal.
  • Pedagogía activa y preventiva.
  • Actitud abierta y flexible.
  • Estilo de exigencia y firmeza seria y constante en el estudio, en la convivencia y en el trabajo escolar.
  • Capacitación para el discernimiento, la adquisición de convicciones y la toma de decisiones.
  • Desarrollo de ­capacidades y métodos de trabajo que posibilitan­ el “aprender a aprender”.
  • Com­prensión y buen uso de las distintas y nuevas formas de comunicación.
  • Evaluación periódica de la tarea educativa.
  • Talante dinámico, abierto a la actualización y al cambio como constantes en la vida.
  • Ambiente educativo que favorezca el espíritu de familia y un clima de serena alegría.
  • Espíritu de servicio, amistad y cercanía, unidos a la autoridad que nace de la competencia y la entrega.
  • Orientación de los intereses de los alumnos a fin de capacitarlos para su inserción en el mundo laboral.
  • Atención e interés por la dimensión social de los alumnos.
  • Educación en y para el tiempo libre.
  • Propuesta de oportunidades de colaboración en servicios solidarios.
  • Educación en el respeto de la vida.
  • Oferta respetuosa de una experiencia de fe que:

·     Anima al encuentro con Dios en la vida diaria y en la celebración de la fe y los sacramentos;

·     Propone la figura de María como modelo de cristiano;

·     Enseña a buscar espacios de interioridad;

·     Integra los contenidos de fe y cultura haciéndolos vida;

·     Se hace sensible ante el dolor y las necesidades de los más pobres;

·     Lleva al compromiso misionero;

·     Se vive gozosamente en la Iglesia.

El Colegio Pureza de María de Manacor asume como propios los derechos y las libertades fundamentales proclamados en la Constitución Española y los principios y fines de la educación establecidos en la Ley Orgánica de Educación.

 

 

Programado con wordPress | Diseñado y producido por CESAG. 2011